miércoles, 12 de mayo de 2010

Tic-Tac de arena

Desterrada de un corazón que todavía late
caminas callada, gritando lágrimas sin eco.
miras con resignación el cielo del olvido
recreándote en la brisa del abandono.
Los años pasados se han vuelto inaccesibles
y te crecen los minutos en la palma de la mano
donde un reloj ha encarcelado un sueño de arena
con la que enterrarás tu cuerpo.